miércoles, 11 de junio de 2008

LOS OJOS DEL MAS ALLA

Por: Juan Saavedra Andaluz

A veces aparecen brillantes en la oscuridad de los bosques amazónicos. Otras veces en los ríos, cerca a las playas o en ellas mismas, flotando hasta la llegada de los primeros rayos del sol.

Los ribereños hablan de ellos como "los ojos del más allá".

Dicen que no son de este mundo y quieren estar a­lejados de todo contacto humano.

Los "ojos del más allá" son del tamaño aparente de la luna llena.

Son esferas brillantes, de luz blanca intensa que visto de otro modo, sugieren una alta concentración de energía.

Vi esto por primera vez en abril de 1,965. El esce­nario fue una playa central (Chaupi Playa) en el río Na­po.

Serían las 6.30 de la tarde cuando observé la esfe­ra blanca en la playa. Calculando por la distancia que es­taría suspendida a unos tres metros de altura.

Una noche fui invitado a la casa del gobernador del caserío. Conversamos distintos asuntos hasta que nueva­mente hizo su aparición la esfera luminosa. Le hice en­tonces una pregunta directa: ¿qué es esa esfera que bri­lla en la playa?.

Mi ocasional interlocutor sólo atinó a decirme de manera parca y hasta con un poco de mal humor: "No se meta en eso. Pertenecen a otro mundo".

Me sorprendió la respuesta. Conozco algo a los ribereños y sé que cosas del otro mundo llaman a los espíritus, fantasmas y esas cosas. ¿Fantasmas redondos y luminosos? No tenía sentido.

Durante mucho tiempo yo escuché historias so­bre luces extrañas que aparecen en la selva, en la orilla de los ríos. Los ribereños son testigos de estos fenó­menos, pero les otorgan poca importancia. Casi nun­ca es materia de conversación familiar o de amigos.

Como insistí en saber algo más sobre estas esfe­ras brillantes, solicité al gobernador que me proporcionara un bote motor para ir a la playa.

El gobernador me miró extrañado y dijo: "Le aconsejo que no vaya. Puede no regresar".

Creo que finalmente la actitud del gobernador me infundió temor, pues ya no insistí sobre el asunto.

Mi permanencia en el río Napo se prolongó por es­pacio de cinco meses. Me movía con cierta periodicidad de un caserío a otro trabajando material periodís­tico para un diario. Y en distintos lugares, siempre al comenzar lar noche, pude observar este fenómeno. A veces estaban allí dos o tres esferas brillantes. Pi­có mi curiosidad el hecho de que todos los ribereños asumían la misma actitud frente al fenómeno: nadie quería acercársele ni nada por el estilo.

De tanto preguntar a uno y otro ribereño, re­cibí algunas contestaciones poco claras, como estas: "Esas esferas son ojos que nos observan desde puntos distintos, pero sólo en determinados meses del año. Especialmente aparecen en verano. En invierno (período de lluvias en la Amazonía) se los ve muy rara vez".

Y otro me dijo algo más sorprendente :"Tienen vida. Esos ojos brillantes hablan. Cuando los viajeros pa­san muy cerca de la playa y paran por un momento, es­cuchan voces extrañas que no se entiende".

"Estos ojos no son de este mundo".

Pero, ¿de qué mundo son y qué hacen aquí? ¿Ojos del más allá, autómatas que espían largas temporadas sin ser molestados? ¿Energía cósmica concentrada? ¿Espe­jismos o alguna forma de vida desconocida? Puede ser cualquiera de estas cosas o algo distinto. Lo real es que nadie ha intentado acercarse a estos "ojos" y ver de cer­ca de qué están hechos.

De momento, sólo nos deja la impresión de que es­tamos constantemente vigilados. La ubicación que to­man puede ser estratégica y parecen cubrir toda la Ama­zonía.

No existen referencias de que estos "ojos" hayan hostilizado a alguien. Aparentemente no hacen bien ni mal. Están allí solitarios e indiferentes.

Lo curioso de este fenómeno es su falta de movi­miento. Las veces que hice observaciones, en ocasiones muy de cerca, no más allá de un centenar de metros, pude fijarme que permanecen inmóviles.

Hay otro detalle que debe tener una gran impor­tancia: todas las esferas son blancas, de brillo intenso y del mismo tamaño. He observado hasta tres esferas juntas y no logré establecer diferencia alguna.

Este detalle sugiere que son programadas. Si no son formas independientes, tienen que ser necesariamente emitidas por algún medio físico, desde un lugar cercano o lejano, desde la superficie de la tierra o desde el espa­cio.

Nadie ha visto hasta ahora el momento en que hacen su aparición. Cuando de pronto uno mira hacia la playa ya están allí. Sería sumamente interesante tener la oportunidad de ver si la forma se va materializando po­co a poco, de manera progresiva hasta alcanzar el tama­ño aparente que tienen o si se hacen presentes tal como ya fueron observadas.

De ser espejismos u otros fenómenos parecidos, de­bido a cambios de temperatura o simple concentración de energía cósmica, no tendrían el mismo tamaño, la misma forma, el mismo color ni se caracterizarían todas las esferas por su carencia de movimiento.

Concluyendo, podemos decir que el espacio exte­rior en realidad nos es desconocido. De la misma manera que mirando la superficie del mar o del río nadie podría afirmar que los conoce, sucede lo propio con el espacio exterior y hasta con nuestra geografía.

Si estas esferas brillantes u "ojos" del mas allá son realmente emitidas desde algún aparato, bien pueden proceder del fondo del río de cavernas desconocidas o de cualquier otro punto de la Tierra.

Pueden ser los "ojos" del más allá, igual que ojos de aquí mismo.

6 comentarios:

MusMuy dijo...

Interesante, yo vio una parecida en el 2004, por el rio ucayali, pero, como dice el Sr juan, nadie le toma importancia, asi que solo me dedique a mirarlo, y lo peor e sque no pregunte nada, por que hivamos en peque-peque, y nadie conversaba.
saludos

Lando dijo...

Estimado musmuy:
Al «canepla» tambien se le llama: Foo-fighter, caza-fantasma, ojo de gato, ojo electronico o camara robot de televisión controlada a distancia desde un objeto de origen extraterrestre. Su diámetro varia desde 2 o 3cm, hasta 50 cm.
Los estudiosos de la UFOLOGÍA nos señalan que los OVNIs o VEDs (Vehículos Extraterrestres Dirigidos) a veces sueltan estos pequeños objetos redondos llamados “caneplas”, que sirven para monitorear a los seres humanos en los contactos como si fuese una cámara de televisión que puede medir desde los latidos cardiacos hasta el ritmo cerebral, respiratorio o captar nuestros mismos pensamientos.
Nos dicen que por medio de estos sensores observan hasta nuestra propia emisión aurica a través de un monitor ya sea en las naves o en las bases subterráneas.
Las caneplas pueden ser visibles con el ojo humano, fundamentalmente a través del costado del centro del ojo (que define mejor la imagen, pero capta menos luz).
Estas esferas son fotografiadas reiteradamente por distintas personas, no solo durante los contactos programados sino también en las conferencias dictadas por Contactados y estudiosos del fenomeno OVNI en decenas de oportunidades, o en los propios lugares donde viven las personas que de una forma u otra se relacionan a la temática espiritual en todas sus vertientes.
También pueden aparecer en fotos familiares sacadas hace años, incluso mucho antes de que estas personas tuvieran alguna participación activa en grupos o estudio o investigación científica y espiritual.
Esto ocurre porque los seres extraterrestres analizaban nuestro proceso evolutivo aun antes de que se realice el contacto.
Las caneplas tienen por objetivo el seguimiento y observancia de los grupos de contacto, pero también son utilizada para monitorear el campo estructurador de la forma en determinados seres humanos, lo cual se efectúa micro segundo a micro segundo, codificando el ordenador de materia, que mantiene cohesionando una estructura, en este caso humana.
La utilización de las caneplas es fundamental durante el control de los procesos de acercamiento y en un futuro cercano serán utilizadas para la traslación de seres humanos a determinados lugares de resguardo.
En las bases subterráneas de la confederación de la galaxia y la hermandad blanca este sistema de observación es el mismo.
La presencia o no de estas esferas cerca nuestro puede ser constatada de la siguiente forma:
Cuando este leyendo un Libro, pare de hacerlo, mire las hojas fijamente, respire profundo 3 veces y cierre los ojos con fuerza, si aparece alguna imagen esférica y dorada es muy probable que cerca del lugar donde usted se encuentra las “ las caneplas de monitoreo” te estén observando.
No es necesario que las personas crean lo que acabo de expresar, pero me atrevo a escribirlo porque fuiste testigo de una de ellas y no deja de ser como tu dices... muy interesante.
Saludos.
Lando.

Nota: puedes revisar fotos de caneplas en: http://www.zona-maya.net/Ar_FotosEnergia.htm

emovi dijo...

ola
no se si me recordaras
pero soy el nieto
del señor augusto custodio
pasaba para deciarte suerte en tu blog y a invitarte que visites el mio
http://diariodelvago.blogspot.com/
bueno chau cdt
adios
o_O

MUSMUKEANDO - FRANZ MAX dijo...

REUNA BLOGGER IQUITEÑA

Un grupo de amigos hemos decidido que el crecimiento de los blogs merece una gran reunión de diálogo y amistad, donde los lazos que nos unen en esta gran red que es la Charapósfera se mantengan y se solidifiquen


La reunión será este viernes 5 de diciembre a las 8 p.m. en el Bar Musmuki (Plaza Castilla)
Los esperamos a todos. Avisen a quienes puedan. La reunión es abierta y libre.
Saludos, si pueden, posteen en su blog informando sobre la Reuna.

Javier Muñoz Díaz dijo...

Hola, estamos tratando de ubicar a la poeta Virgina Roca Lopez. ¿Sabes cómo encontrarla?.

Saludos,

Javier Muñoz y Ana María Molina

ana dijo...

Hola Lando:

Mi nombre es Ana María MOlina, trabajo en la Subgerencia del Gobierno Regional de Loreto. Me gustaría contactarme contigo, porfavor mándame un correito a amolina16@yahoo.com o déjame aquí tu correo. Estamos conversando pronto. Saludos,
Ana María Molina